Categorías
Fotografía Panorámica

¿Demanda por uso de imagen sin autorización?

¿Qué hacer cuando usan tu foto sin autorización o violando tus derechos de autor? Te cuento cómo lo estoy haciendo.

Si tú eres fotógrafo y alguien ha usado tus fotos sin permiso, te interesará saber cuál fue el camino que seguí para reclamar legalmente y obtener una suma económica por un uso inadecuado de una de mis fotos en Instagram. ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Cuánto?

La licencia que uso

Uso Copyright © para las fotos de mis clientes. Para las mías, suelo usar Creative Commons (cc)

— Mario Carvajal

Uso dos tipos de licenciamiento para mi obra. La primera, la más conocida, el Copyright, lo uso cuando un cliente me contrata y paga mis honorarios como fotógrafo. Claramente todas estas son fotos con derechos reservados, cuya explotación comercial la realiza mi cliente. Son imágenes que nadie más que mi cliente puede usar. Se pueden identificar por este famoso símbolo: ©. Por ejemplo, la mayoría de fotos de mi portafolio en hotelería y turismo, tienen tal licencia.

Sin embargo, para mis fotos de autor suelo usar las licencias Creative Commons, que a diferencia del Copyright, me permiten ceder unos derechos, pero reservarme otros.

En el siguiente video explican con mucha claridad de qué se trata este tipo de licenciamiento:

En mi caso, la licencia que más suelo usar se llama «Creative Commons Atribución 4.0 Internacional». Gracias a esta licencia, permito que cualquier persona tenga el derecho de utilizar mis fotos en sus propios proyectos, inclusive si sus proyectos tienen fines comerciales.

Mis fotos con licencia CC te permiten usarlas sin necesidad de pedirme permiso. Pero te obliga a poner el crédito y el enlace

— Mario Carvajal

En otras palabras, si en mi sitio encuentras fotos licenciadas bajo este símbolo (CC), no necesitas llamarme a pedir permiso. Podrías descargarlas, y usarlas en tu sitio web, en una publicación impresa, en tus redes sociales… podrías hacer camisetas, un calendario, colgarla en tu pared… o lo que necesites. No necesitas de mi permiso. ¿Por qué? Porque ya lo concedí previamente. Mira un ejemplo.

De la misma forma en que cedí esos derechos, la licencia me reservó otro: la atribución. Esto quiere decir que tú tienes el derecho de usar cualquiera de estas fotos, bajo la obligación de que cuando las uses, especifiques con total claridad que esa foto la tomó «Mario Carvajal». Además, debes crear un hipervínculo o enlace hacia mi sitio web. Así de simple y así de claro: úsala, pero especifica el autor y el enlace a mi sitio.

Mario: ¡estás loco! No vas a ganar dinero con (cc)

Yo sé que a muchos les sonará descabellada la idea. Algunos podrán pensar inclusive que es una torpeza comercial, especialmente quien considere como única alternativa el «copyright».

En mi caso, como fotógrafo, ha sido más rentable desde lo económico y más satisfactorio desde lo personal, usar licencias Creative Commons

— Mario Carvajal

En realidad, no es tan loco. En mi experiencia de 10 años, he comprobado que esas fotos libres de uso, son más rentables que las que tienen copyright.

Al hacer un balance, me han dejado más dinero las fotos licenciadas con Creative Commons que las de Copyright. ¿De qué manera? Bueno, eso sería tema de otro video, que podría ser interesante, si quieres que haga uno sobre esto, déjame saberlo en los comentarios.

Por cierto: el que sean «libres» no significa que no las pueda vender. De hecho, no te imaginas cuántas veces me han pagado por una misma foto. Usualmente las revistas impresas internacionales, en Estados Unidos, Alemania, Japón, te pagan, aunque sean fotos libres.

Ejemplo de buen y mal uso de mis fotos

En la mayoría de casos, esta licencia es respetada. Te muestro un par de ejemplos:

  • El portal CNN usó una de mis fotos para ilustrar un contenido patrocinado por Procolombia, promocionando el turismo en mi país. Tiene la atribución y también el enlace. ¡Bien!
  • La agencia Reuters usó otra foto mía para acompañar una nota sobre un evento en Nueva York. También tiene la atribución y el respectivo enlace. ¡Bien!
  • El portal Infobae uso esta imagen 360 de alta resolución para mostrar una foto aérea en Puerto Madero, Buenos Aires… Tiene perfectamente su atribución y enlace. ¡Muy bien!
  • O esta página, Sputnik, que no tiene nada qué ver con la vacuna rusa… bueno, en realidad no entiendo de qué se trata, pero han usado una foto que hice en Caño Cristales. Usaron bien la atribución y el enlace. ¡Perfecto!

En todos estos casos, están haciendo un correcto uso de mis fotos y de la licencia. No fue necesario que me llamaran a pedir permiso. Usaron creativamente la foto, y pusieron el crédito y el enlace. Así que todos ganamos.

No creo necesario incluir marca de agua en mis fotos. Gano más permitiendo su difusión y exigiendo su correcto uso

— Mario Carvajal

Sin embargo, no todas las personas hacen buen uso de esta licencia. A pesar de ser explícito y pedir algo mínimo, como lo es la «atribución» y el enlace, hay quien simplemente lo omite. Esta omisión se puede dar por descuido, por falta de atención o por una increíble ignorancia. 

Lo veo todo el tiempo, con periodistas, blogueros, community managers, y, cómo no: diseñadores web. Mira estos ejemplos.

  • Este noticiero usó una foto en este artículo y no puso la atribución por ninguna parte. No contentos, usaron esta otra, dando un crédito un poco extraño.
  • En este blog la autora usó esta foto en una entrada, pero olvidó dar el crédito.
  • Este importante periódico, usó mi foto y al momento de poner créditos, me ignoraron.

Y así podría seguir mostrándoles ejemplos de infracción al derecho de autor de los que tengo que padecer a diario. Lamentable ¿no?

Muchos fotógrafos pensarán que la solución debe pasar por inundar la imagen con marcas de agua. En mi caso, no solo no me gusta usarlas, por un tema estético, sino porque tampoco lo soluciona.

¿Qué hago cuando usan mal la licencia?

A pesar de permitir el uso de mis fotos, como ves, hay mucha ignorancia sobre cómo proceder. Ignorancia producida por la falta de una lectura mínima de las condiciones de uso, claramente especificadas.

Cuando mi reclamo amigable es ignorado o borran la foto, paso a la siguiente etapa: Palacio Abogados

— Mario Carvajal

Entonces mi primer acercamiento es amigable, en buen ánimo, asumiendo que la falta se debe a una ligereza que a cualquiera le puede ocurrir, en nuestros afanes diarios. Les solicito que corrijan. La mayoría de veces, funciona. ¡Chévere!

Pero hay pocas ocasiones en que el infractor se llena de soberbia y comete dos graves errores: 

  • borrar la publicación, pensando equivocadamente que se quitó el problema de encima o 
  • simplemente ignorar mi mensaje y dejarme, como dicen, «en visto».

Es en ese momento cuando dejo todo en manos de los expertos. En mi caso, escogí la firma Palacio Abogados, para llevar este tipo de casos. 

Ahora te quiero contar mi experiencia personal sobre la efectividad de este tipo de reclamación, para que te hagas una idea de cómo proceder tú también.

Pasos del proceso

En primer lugar, debes tener claro que antes de realizar una demanda, existe la posibilidad de agotar un paso previo llamado «Conciliación». Esto para Colombia, pero probablemente en tu país exista algo similar.

Agotar el recurso de la conciliación puede ser importante porque aunque no recibirás el tope del beneficio económico, tampoco incurrirás en grandes gastos. En vez de un proceso de varios años en nuestra lenta justicia, estos procesos pueden tardar muy pocos meses, en mi historia, solo 3 meses. Mira cómo lo hice.

1. Firma de poder y pago de honorarios

Esto lo hice de forma remota, desde Canadá, lo que agilizó el proceso. Firmé el poder que me enviaron los abogados y realicé el pago de los honorarios, que es un valor fijo para empezar el proceso, alrededor de unos 120 dólares. Además de los honorarios fijos, el poder suele incluir un porcentaje razonable para el abogado, en el caso de lograr una conciliación económica.

2. Solicitud de audiencia de conciliación

El recurso de conciliación a mí me funciona muy bien, porque no es mi intención afectar económicamente, para nada. Ahora bien, si lo que tú buscas es más dinero y estás dispuesto a invertir el costo de un proceso judicial, cuyos honorarios no serán menos de 1.200 dólares… y tienes paciencia para esperar un par de años, lo tuyo sería una demanda penal directamente.

3. La audiencia de conciliación

Aproximadamente un mes después de firmar el poder al abogado, la Oficina Nacional de Derechos de Autor cita a la audiencia, que en este caso, gracias a la pandemia, fue afortunadamente de forma virtual. Eso lo agiliza todo. En la audiencia se plantea cuál es la exigencia de la parte afectada.

¿Cuánto dinero exigir? Es algo que acuerdas previamente con tu abogado, sobre la base de cuál sería la penalidad en caso de una demanda judicial.

Para el caso colombiano, según jurisprudencia, estamos hablando que si te vas a demanda, este valor podría rondar los 20 salarios mínimos legales, algo así como 5 mil dólares.

Así que sobre esta base, puedes acordar un valor menor, para que el proceso de conciliación tenga sentido y todos ganen: la parte infractora sale ganando porque pagaría menos, pero también la parte afectada ganaría, porque logra una reparación económica en muy corto tiempo y sin invertir mucho dinero. \

Si habías escuchado eso de «mejor un mal acuerdo a un buen pleito» pues eso aplica perfectamente.

4. Conciliación

En esa audiencia pueden pasar tres cosas a) Que se llegue a un acuerdo b) Que se cite a una siguiente audiencia y c) Que definitivamente no haya acuerdo. Con un buen abogado y un buen agente de conciliación, se termina conciliando, así sea en una segunda audiencia. Y así fue en mi caso: en la segunda audiencia llegamos a un feliz acuerdo para las partes.

5. Acta de conciliación

Si se concilia, al conciliador de la oficina nacional de derechos de autor realiza un acta de conciliación, que es firmada por las partes.

6. Reparación y pago

La parte demandada paga el dinero acordado y realiza la exigencia planteada por el afectado. En mi caso, incluyó un pago económico, claramente, y una publicación en donde se usara la foto de forma correcta, dando el crédito y el enlace respectivo. Algo que para mí tiene más valor que el dinero recibido.

Conclusión

Como ves, es un proceso súper rápido. En mi caso, en el más reciente, fue de menos de 3 meses desde el momento que firmé el poder hasta que recibí el dinero. Y fue bastante efectivo. Al final, recibí una suma de dinero por la foto que usó una compañía en un post de Instagram, en el que se omitió la atribución, es decir, la autoría.

Utilizar una foto mía con (cc) sin el crédito y el enlace, puede acarrear en el mejor de los casos un pago cercano a 5 mil USD

— Mario Carvajal

Esto es serio. Y desde aquí le hablo a todas aquellas personas que han usado mis fotos sin dar el crédito y el enlace: esa omisión puede salir cara. Una foto mía usada sin el respectivo crédito en redes sociales, en Instagram, Twitter, Facebook… en un blog, o en cualquier sitio web, puede llevarte a pagar en el mejor de los casos, un valor cercano a los 5 mil dólares. Solo por ese descuido.

¿Y ves? ¡La foto es libre de uso! Pero debes ser responsable y saber utilizarla. 

Amigos: quien me conoce medianamente bien sabe que no soy de pleitos. Pero quien me conoce más, sabe que no soy de quedarme callado. Cuando hay que reclamar, hay que hacerlo. 

El trabajo de hacer fotos

El trabajo de un fotógrafo, o de cualquier creador, debe ser respetado. Para hacer una foto no solo se necesita de una costosa cámara. Detrás de cada foto hay muchas horas de estudio, inversión en viajes, desplazamiento, hay muchos costos detrás. Si te estoy dando mi foto para que la uses, sin pagarme, pero dándome el crédito y el enlace, respeta mi licencia y valórala. Evita darle un mal día a tu bolsillo.

Desde mi blog, le envío a la abogada Marcela Palacio, mi mayor gratitud por la representación en este y los otros casos que estamos adelantando. Para quien desee contactarla, dejo sus datos al final del post. 

Los invito también a que sean conscientes de la licencia de sus trabajos. Si deciden Creative Commons, excelente. Como viste, a pesar de que mi foto tiene esta licencia, no quiere decir que haya perdido mis derechos. Para nada. Y la ley colombiana o de cualquier país lo sabe. 

En mi caso, seguiré usando licencias Creative Commons y creyendo en la cultura libre. Cambiando el único paradigma que nos han enseñado de intercambio de servicios por dinero. Esa transacción es importante, de hecho también la uso, pero no es la única. Y no necesariamente la que te dé más dinero y satisfacción.

Quiero pedirte un favor: comparte este post con algún colega fotógrafo, envíale el enlace por WhatsApp, Telegram o por el chat… O mejor, publícalo en los grupos de Facebook de fotógrafos, seguro será de interés.

Suscríbete a mi canal de YouTube y nos vemos en el siguiente episodio. ¡Chao!

Datos de la abogada

Si han usado mal alguna de tus fotos y necesitas de un abogado, puedes contactar con la especialista en Derechos de Autor que me representa, tengo un excelente concepto de su trabajo, así que puedo recomendarla según esta experiencia. Te paso los datos:

Marcela Palacio

Video

Demanda por Derechos de Autor Fotografía Usada sin permiso

10 respuestas a «¿Demanda por uso de imagen sin autorización?»

Antes lo hacía con una herramienta automática llamada Digimarc que me permitía insertar una marca de agua invisible, que rastreaba el lugar o sitio web donde habían sido usadas las fotos. Así que era interesante. Pero luego descubrí que era más efectivo Google Images, la verdad que muchas fotos que descubrí en Google, no las había siquiera rastreado este servicio. Así que decidí no continuar pagándolo.

De todas maneras, te digo que no tengo los ojos puestos. No me quedaría tiempo para hacerlo. Tampoco mucho ánimo ni energía. No me gusta desgastarme en estos asuntos, prefiero dedicarle toda la energía a hacer fotos y a producir. Pero en algún momento, cuando tenga más material, probablemente tenga que delegar esto.

Ya para el caso de sistematizar, me decidí crear una galería especializada en fotos con licencias Creative Commons, la puedes ver acá: http://www.fotur.org. Saludos

Hola mario, excelente que hagas valer tus derechos, super tu publicación. Te recuerdo con aprecio. Un saludo especial y bendiciones.

Hola Mario, cómo aplico esta licencia CC a mis imágenes y videos?? tengo que comprar algún paquete o registrar cada foto o video en algún sitio?
Y, es verdad que cuando publico algún video o fotografía en redes sociales (facebook, instagram o youtube) pierdo mis derechos cómo autor y cualquier persona puede usar esas piezas sin necesidad de darme créditos?
Muchas gracias de antemano por esa información valiosa.

Cristiam, la ley es interesante: si publicas y no decides qué licencia dar, inmediatamente queda como si hubieras escogido el COPYRIGHT. Entonces, si deseas expresamente escoger una licencia de tipo Creative Commons, debes dejarlo explícito en tu sitio web. Así que es muy sencillo: visita el sitio web de Creative Commons https://creativecommons.org/choose/ y escoge la licencia que más se acomode a los derechos que deseas otorgar y reservarte. Luego, escribe en tu blog o en tu portafolio donde publicas las imágenes o el video, el tipo de licencia que estás ofreciendo. Esto lo haces copiando y pegando el texto que te dan en la página de Creative Commons. Y eso es suficiente.

En todo caso, en la Oficina Nacional de Derechos de Autor podrías también registrar la obra con los derechos que deseas otorgar y los que deseas reservarte. Esto no es obligatorio, pero en caso de algún pleito, ayudaría bastante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Mario Carvajal.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  CloudWays.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.