Esta técnica me encanta porque me permite pegar las fotos esféricas sin ningún problema en situaciones en donde me hacen falta puntos de control, por ejemplo cuando uso lentes que no son ojo de pez y alguna toma no tiene elementos distinguibles. Esto pasa mucho cuando uso el dron: las fotos del cielo y sobre el agua (en un lago o en el mar, por ejemplo) carecen de puntos de control. Aquí la solución

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *