Mario Carvajal

Archivo del Autor: Mario Carvajal

Quimbaya 360: Rótula panorámica 360 casera

(DIY panoramic head homemade)

Después de haber usado y abusado del prototipo número 1 del Quimbaya 360, la rótula panorámica 360 casera, en los anteriores viajes que hice a Cali y a Providencia, nos propusimos realizarle algunas mejoras, con el objetivo de producir el prototipo número dos. En general, la impresión que tengo es la siguiente: a pesar de lo que aparenta, el acrílico es un material bastante robusto para soportar el peso de la cámara. Parece muy frágil, por la similitud visual que tiene con el vidrio, sin embargo, cuando lo manipulas lo sientes robusto. Observaciones En el prototipo número 1 no funcionó correctamente: La perilla para apretar el brazo horizontal donde va la cámara. Tal vez por quedar de un tamaño tan pequeño y coincidente con el brazo, estuvo bastante incómodo. Además la forma totalmente redondeada no permitía un buen agarre. Los pasos demarcados por el balín quedaron muy pegados uno a otro, además que tenía un total de 12 pasos, innecesarios, pues con solamente 10 pasos era posible cubrir los 360 grados con un lente de 18 mm en una cámara con sensor pequeño (no full frame). Prácticamente este sistema no funcionó y fue muy difícil el conteo de las fotos necesarias. El tornillo que unía la parte horizontal al rotador, no funcionó: se apretaba o se soltaba a medida que se iba dando la vuelta para tomar las fotos. La medida de 45 grados hacia arriba y 45 grados hacia abajo para la toma inclinada, tocaba hacerla manualmente y al ojo. Y en este punto, no siempre funcionaba el cálculo manual. Ejemplos de fotos logradas A pesar de estos inconvenientes, con el prototipo número uno logramos producir varias fotografías tanto panorámicas en formato 3 x 1 como en 360 grados totalmente esféricas, como esta del platanal en una finca cerca de Cali, o esta otra que del Colegio San Juan Bautista del barrio el Guabal también en Cali, que hice como muestra para los estudiantes del curso piloto. Como curiosidad, esta foto del colegio tenía unas condiciones complejas por la diferencia de luz entre el interior y el exterior, así que gracias a una doble toma en bracketing, les pude mostrar a los estudiantes cómo ampliar el rango dinámico, gracias a las máscaras de luminancia de Photoshop, sin tener que recurrir a técnicas como HDR (High Dinamic Range). Tal vez la foto que más me gustó fue esta tomada en la isla de Providencia. Es un ejemplo de todo lo que se puede hacer con un cabezal panorámico 360 hecho en casa, con una cámara de bajo presupuesto (Nikon D3200), sin utilizar ojo de pez (se usó un 18-55 mm de plástico) y con algunas condiciones complejas, como el movimiento de las palmeras y las nubes, causado por el viento. El prototipo 1 funcionó. Sin embargo, la idea es llevarlo a un mejor nivel, para que los estudiantes del curso de fotografía 360 de Zona Cinco tengan un manejo fluido y puedan aprender con mayor eficiencia. Hora de entrar en el quirófano Nos reunimos con el maestro luthier, José Alberto Paredes para evaluar el desempeño tanto en el viaje a Cali como en el de Providencia, donde mi asistente, Julián Santacruz tuvo la oportunidad de manipularlo durante una semana completa, inclusive algunas fotografías para el catálogo que nos encargaron de fotos, fueron tomadas con nuestro Quimbaya 360. Analizamos cómo afrontar los desafíos de mejora en los cuatro puntos mencionados en este post y el maestro empezó a trabajar en el prototipo número dos. Aunque el primer prototipo fue elaborado completamente a mano, el primer cambio que quisimos plantear para el segundo, fue su elaboración con máquina cortadora láser, a partir de un plano. Con esto lograríamos una mayor precisión por un lado, podríamos imprimir una regla para mejorar la medición y darle forma a las perillas para un mejor agarre. Así que es hora de meterlo a cirugía... ¡adiós prototipo uno! Muy pronto les mostraré los resultados con el prototipo número dos.


Químico revelador de fotografías: almacenamiento en galón oscuro

Antes de preparar el químico revelador (Kodak D76) que usaré para el revelado de los próximos carretes en blanco y negro, necesito resolver cómo voy a almacenarlo en casa. Lo más conveniente es un tarro oscuro de acordeón, que  venden en BH Photovideo (con capacidad de un litro cuesta USD$15). La forma que tiene de acordeón remueven el exceso de aire, evitando de esta forma la oxidación del químico revelador y preservándolo de mejor forma. Muy bonito, pero necesito preparar el químico ya mismo y no tengo tiempo de mandarlo a traer. Entonces, por ahora, necesito resolver cómo guardar el químico, con los recursos que tengo a mano. En Home Center encontré un bonito tarro de un galón, que me alcanza para meter el revelador que prepararé (precisamente un galón). Cuesta $16 mil pesos (USD$8) y me gustó por lo práctico de almacenar (poco espacio ocupado) y por tener llave o dispensador, además de lo económico que resulta. Capacidad de este tarro: 1 galón. El problema con este tarro, es su transparencia. Así que un poco de bricolaje de domingo. Si vas a hacerlo, te recomiendo tapar con cinta de enmascarar todas las dos entradas del tarro y además dejar una línea junto al medidor para verificar la cantidad de químico que hay al interior: Ahora sí, lo divertido, a pintar, me valí de un gancho de ropa. Usé pintura negra mate, a la que apliqué directamente al tarro (no sin antes limpiar su superficie). Y listo... A dejar secar y luego a ponerle las pegatinas que lo caracterizan (rojo es el color estándar para identificar al químico revelador en el laboratorio y evitar desastres, además, buena idea es dejar constancia de la fecha de preparación o de vencimiento)... Para el baño de paro, identificar con el amarillo y para el fijador, el verde. Y luego de preparado el D-76, aproveché el empaque y lo rotulé: En la próxima entrada les contaré cómo preparar el revelador Kodak D-76 en casa. Es más sencillo de lo que parece.


Puente de las Siete Millas en Florida — Fotografía 360

Puedes ver la foto del Puente de las Siete Millas más grande Quise empezar este largo viaje en la milla cero. Se trata del punto más al sur que tiene Estados Unidos, en La Florida, muy cerca de Cuba. Se llama Key West y hace parte de una sucesión de cayos en medio del océano. Para llegar a la Milla Cero, fui en bus desde Miami. El camino para llegar a Key West es alucinante, sobre todo en un punto llamado El Puente de las Siete Millas. Este es uno de los puentes más largos del mundo, se ubica en el ranking 50 exactamente. Tiene poco más de 10 kilómetros de largo y une a Knight’s Key y Little Duck Key. Lo que más me asombró fue saber que este puente lo construyeron hace un siglo, en 1912. Sin embargo, en aquella época el puente servía al ferrocarril que unía a Key West con Miami. Varios huracanes terminaron destruyendo varios tramos. Sin embargo, en 1982 fue terminado el nuevo puente que es realmente una enorme autopista que va junto al viejo. Este viejo puente se ha convertido en lugar predilecto para los pescadores y es usado por los turistas para caminar, trotar o salir en bicicleta. Desafortunadamente el bus no para, de ahí que un buen plan alternativo, pero no menos económico, será alquilar un auto y poder parar en varios lugares de este trayecto, entre ellos en este puente, para admirarlo con mayor detenimiento. Yo realmente estaba muy asombrado de ver tanto mar a lado y lado, nunca había pasado por un puente tan largo, así que quise registrar el momento desde el interior del bus, en una foto 360, que en sí misma era un reto para mí. Sobre la foto 360 del Puente de las Siete Millas La dificultad técnica de realizar esta foto era interesante: un espacio muy reducido, un bus en movimiento, gente moviéndose por todas partes, unos vidrios panorámicos y una diferencia de intensidad de luz en el exterior y el interior, hacían el trabajo de la toma bastante complejo. Más aún si, dado el espacio tan pequeño, tenía que salir en la foto, y el trípode debía sostenerlo con las manos... Fue divertido, sobre todo ver a la gente mirando sin saber exactamente qué diablos estaba yo haciendo. Bien, espero que les agrade la foto 360 del interior de este bus. ¿Cuánto vale ir en bus a Key West? Como información práctica he de decirles que el tiquete en este bus se puede conseguir desde USD$79 (ida y vuelta). El viaje se puede hacer en un solo día y te recogen en Miami a las 7 de la mañana y el regreso es aproximadamente a las 9:30 de la noche. El viaje dura aproximadamente 3 horas por trayecto. Puedes comprar el tiquete con Miami Tour Company por Internet. Es entonces una alternativa económica para visitar ese hermoso lugar llamado Key West. Sin embargo, si vuelvo algún día preferiré rentar un auto y quedarme a dormir una o varias noches allá. Vale la pena.


Rótula panorámica casera (DIY panohead), made in Colombia

Como profesor de fotografía esférica 360, he notado que una de las grandes limitaciones de quienes aspirar a aprender esta técnica, es el presupuesto. Efectivamente, si una persona cuenta ya con su cámara fotográfica DSLR (cualquier marca) y un trípode, necesitará invertir en tres grandes rubros: Cabezal o rótula panorámica Lente ojo de pez Software o programas de stitching (pegado) y publicación. La inversión en estos tres rubros puede rondar tranquilamente los USD$1.500, presupuesto que para un estudiante puede ser lejano. Y todo se queda en las ganas de aprender. Inclusive, así realice el curso de fotografía 360, al no tener elementos con qué practicar, considero que habrá perdido el dinero. Como docente, procuro generar alternativas de aprendizaje que estén acordes con la situación económica, no tan sencilla, que vivimos en Latinoamérica. Por ello quise buscar formas de minimizar los costos del aprendizaje. En primer lugar, el costo del curso tuvo una considerable rebaja al pasar de $560.000 (USD$280) a tan solo $280.000 COP más IVA (aproximadamente USD$150). Esto, gracias a compactarlo en tres sesiones muy prácticas, de las que tuve la oportunidad de hacer un curso piloto de fotografía 360 en Palmira el pasado mes de septiembre de 2013. De ahí pude extraer conclusiones que determinaron el nuevo pénsum que ofrece Zona Cinco. En cuanto a los tres puntos que suben el presupuesto en aproximadamente USD$1.500, me planteé hacer lo siguiente: Cabezal panorámico Normalmente en mi trabajo profesional como fotógrafo 360, utilizo muchos productos de Nodal Ninja, a la que considero una alternativa muy buena, dada la diversidad de productos y soluciones modulares que ofrece, además de la robustez, el acabado, la portabilidad y la duración de sus productos. Lo uso desde 2008 y creo que los seguiré usando por mucho más tiempo. Sin embargo, Nodal Ninja no es la mejor solución para la enseñanza de la fotografía 360, dado el precio (el Nodal Ninja 3 tiene un costo de USD$210, más los gastos de envío a Colombia y los impuestos. En otras palabras, puesto en Colombia, este cabezal puede salir en USD$300 o tal vez un poco más. A esto, sumarle las incomodidades de importar un producto, la burocracia de la Aduana de Colombia, la inseguridad o hueco negro que se produce en el tracking o seguimiento del paquete entre Estados Unidos y Colombia, etc.  Otra posibilidad es traerlo desde Estados Unidos a través de algún pariente, amigo o por el correo de las brujas... Pero para nuestro caso, esta no es la opción más acertada. Buscando opciones, encontré una que me llamó poderosamente la atención: Panosaurus. Muy, muy interesante, por su bajo precio (USD$99), su enorme robustez y calidad en la construcción. Así que me pedí uno para probarlo y la verdad que me convenció. Así que esta es una opción, aunque el tema de los impuestos y las largas esperas en el transporte del mismo (se demoró 5 semanas en llegar vía UPS y 4-72), me obligaron a buscar una solución más. Así que llegué al punto en buscar alternativas DIY (hágalo usted mismo), para cabezales panorámicos. Buscando en Internet encontré una gran cantidad de personas que han construido su propio cabezal, con diferentes elementos: madera, aglomerado, aluminio, acrílico. Todos muy interesantes e ingeniosos. Algunos más sofisticados que otros. Vi muchas fotos de estos cabezales, pero la verdad, muy pocos ejemplos de sus resultados. Quise entonces hacer mi propio cabezal con la idea de poderlo replicar para los alumnos y así abaratar los costos de su compra. Mi intención era lograr un modelo lo más sencillo posible y para ello recurrí a la madera. Francamente no tengo mucho talento a la hora del bricolaje, sin embargo, hice mi mejor esfuerzo. Mi suposición era simple: si yo era capaz de hacerlo, cualquier otra persona con los ojos cerrados lo podría lograr. Con mucho esfuerzo, logré fabricar un cabezal en madera, muy rústico, de la era de los Picapiedra (The Flinstones). Yabadaba doo! Iba por el camino equivocado. Gasté tiempo, y dinero con prototipos que al ser tan rudimentarios, no tendrían las funcionalidades y la practicidad a la que estaba tan acostumbrado con mis cabezales de Nodal Ninja. No me decepcioné, sino que empecé a buscar ayuda. Y encontré a un luthier en Bogotá, cuyas habilidades son reconocidas no solo en nuestro ámbito, sino a nivel mundial, como un excelente constructor de guitarras e instrumentos de cuerda. Llegué donde José Paredes, hijo de Alberto Paredes, el gran luthier colombiano. Al plantearle el proyecto, lo primero que me planteó fue la idea de buscar un material diferente de la madera. Y siendo que él es un experto en maderas, le hice caso. Me propuso realizarlo en acrílico. Sus argumentos fueron interesantes: es un material bastante robusto, fácil de trabajar y lo mejor: podría realizarse los cortes en una máquina láser, con la precisión que esto implica y también con las posibilidades de marcación en bajo relieve de algunos elementos que son bastante importantes. Y lo mejor de todo, transparente, lo que facilita en gran medida el manejo. El resultado del trabajo con José Paredes fue el prototipo número 1 del cabezal panorámico DIY al que bauticé "Quimbaya 360". ¿Por qué Quimbaya? Bien, Quimbaya fue la etnia localizada en lo que hoy es mi país, que se caracterizó por sus productos en oro, de un diseño impecable y gran belleza. Desde siempre he admirado las culturas precolombinas, nuestros ancestros, que tenían impresionantes cualidades a la hora de diseñar. Entonces el nombre era una buena excusa para recordar a estos ancestros y, en especial a mi abuela. En fin... al punto: este fue el resultado del prototipo 1 del Quimbaya 360: Nada mal para ser el prototipo, además elaborado totalmente a mano. El objetivo ojo de pez Para la toma de fotografías esféricas, se tiene como paradigma el uso de lentes ojo de pez. Y es que en el terreno comercial, en un encargo yo con cuatro fotografías tomadas con un Nikon 10,5 tengo una esférica, en la mayoría de los casos. Pero un lente ojo de pez o fisheye profesional puede rondar entre los USD$800 y USD$1.000. Existen alternativas, que deseo evaluar, como la familia de lentes de las marcas Rokinon, Vivitar, Bowens, que en realidad son marquillas de Pro Optic. Hace unos años tuve un Rokinon, sin embargo, la calidad dejaba muchísimo qué desear. He leído comentarios muy buenos, recientes de los nuevos modelos y no descarto probarlos, pues con USD$300 es posible hacerse a un lente de estos. Sin embargo, para efectos del curso, quise ver alternativas. Pero como inventarse un lente o producir un fisheye DIY es una tarea prácticamente imposible, me planteé la posibilidad de hacer fotografías 360 totalmente esféricas con un lente que tuvieran la mayoría de los alumnos. Al hacer una pequeña encuesta, encontré que en un 95% las personas que han comprado una réflex digital tienen un lente con un angular de 18 mm. Bien sea el lente 18-55 mm o tal vez el 18-105 ó el 18-135 mm... Entonces ¿por qué no? Eliminaría así un costo elevado. Pero la pregunta es: ¿se puede realizar una foto totalmente esférica con un lente 18-55 mm? ¿Qué tan engorroso o impráctico puede ser? Realicé varias pruebas, una de ellas la pueden ver aquí, de lo que obtuve una conclusión: se necesitan aproximadamente 33 fotografías para lograr una foto 360 completa. No es tan engorroso hacerlo, obviamente, comparado con las 4, 6 u 8 fotos que se necesitan usando un ojo de pez, parece abrumador. Pero la toma resulta muy rápida de hacer. El stitching o pegado implica más tiempo, pero nada imposible. Y encontré que una gran ventaja es la resolución de salida de la fotografía: impresionante. Usando la cámara más económica de Nikon, la de menor gama en la actualidad (Nikon D3200), el resultado son fotografías equirectangulares de 30 mil x 15 mil píxeles, es decir, casi media gigapíxel. En conclusión, considero que sí se puede enseñar fotografía 360 con el lente 18 mm que cualquiera tiene con su DSLR. Y lo comprobé en el curso piloto con los alumnos, que no tuvieron problema en hacer sus primeras fotos esféricas con la cámara y lente que tenían, sin incurrir en gastos adicionales. ¡Bingo! Software Por último, me queda resolver el tema del software. Yo trabajo con licencias de PTGUI Pro (software de pegado) y con KR Pano y PanoTour Pro (software de publicación y visualización). Me parecen excelentes y suplen perfectamente las necesidades de mis clientes. Pero tienen un costo elevado para un estudiante que se esté acercando a este campo. ¿Soluciones? Que las hay, las hay... Empecé a trabajar con Hugin, un software cuya base es la misma de PTGUI, con la diferencia que es software libre. He de decir que lo había probado infructuosamente y se me hacía muy complejo de manejar. Sin embargo, al utilizar las fotografías de prueba con el 18 mm, funcionó perfectamente. He de decir que el pegado requiere de más tiempo de proceso que PTGUI (bastante más). Pero nada que no se pueda solucionar con la paciencia. Y finalmente, como alternativa a KR Pano estoy estudiando el software Salado Player, el que ya conocía desde el año pasado. Salado Player es software libre y una alternativa pedagógica que me permite trabajar la fotografía 360 de bajo costo que tanto he venido buscando en los últimos meses. CONCLUSIÓN: El nuevo curso de fotografía 360 de Zona Cinco, se enfocará en la enseñanza con los recursos disponibles a mano, sin incurrir en grandes inversiones, gracias a una rótula casera de bajo costo (Quimbaya 360), el lente de 18 milímetros que todos tienen y el software libre. Seguiremos trabajando en el nuevo prototipo del Quimbaya 360, mientras tanto les dejo uno de los primeros test que hice con la configuración: Nikon D3200 + lente 18-55 mm + Quimbaya 360:


Cómo explicar la muerte a los niños: Malaika La Princesa

Muchos padres se enfrentan en algún momento con un gran dilema: cómo explicar la muerte a los niños. Bien sea por la muerte de un familiar o tal vez la de una mascota (su perro, su gato). Es un momento difícil donde los padres se quedan sin palabras. Para ayudar en la labor de cómo explicar la muerte a los niños, LuaBooks se decidió a hacer un bellísimo cortometraje llamado "La Princesa Malaika", la historia de una niña en la sabana africana cuyos padres son dos elefantes que se enfrentan con el tema de la muerte. El cuento es una hermosa forma de explicar la muerte a los niños y muy útil para los padres. Trailer Oficial de La Princesa Malaika El cortometraje fue realizado con una antigua técnica de animaciones de siluetas. Con colores vivos y hermosos, cuidadosamente escogidos para transmitir una emoción y comunicar una atmósfera determinada. Es un trabajo muy meticuloso, bien hecho, de gran calidad. "La Princesa Malaika" estará disponible el 1 de noviembre de 2013, de forma gratuita a través de YouTube y tendrá una versión de App para iPad, iPhone y Android. El equipo de LuaBooks lleva el 75% del proyecto adelantado pero a través de Kickstarter abrieron la convocatoria para que cualquier persona o empresa pueda contribuir con el proyecto, desde 1 dólar en adelante. Estas son las tablas de recompensas para quienes apoyen el proyecto: Te invito a colaborar con este hermoso proyecto para que sus creadores puedan llevarlo a un feliz término y poder lanzarlo el 1 de noviembre de 2013, para disfrute gratuito de todos los padres que deseen explicar la muerte a un niño. Contribuir para terminar esta película


Fotografía esférica 360 usando un 18-55 mm sí es posible

Tutorial para hacer fotos panorámicas con bajos recursos

Una de las limitaciones que uno se encuentra a la hora de realizar una fotografía esférica 360 es el lente. Sabemos que lo ideal para este tipo de fotografía es contar con un ojo de pez o fisheye. Sin embargo, también es posible tomar una foto 360 x 180 completa (esférica) con el lente de fábrica con el que has comprado tu cámara DSLR. ¡Seguramente que sí lo tienes! Casi todas las marcas venden su combo de fábrica con un lente 18-55 mm o tal vez con uno 18-105 mm o similares. Pues bien, con ESE lente podrías hacer una foto como la siguiente: Ver resultado final aquí ¿Te animas? Bueno, pues te contaré cómo la hice. Precisamente estaba dando un curso de fotografía 360 en Palmira, Colombia, con un grupo de alumnos y tomé la cámara de uno de ellos, una Nikon D300, con un lente 18-55 mm. Lo primero que tuvimos que hacer fue establecer el Punto de No Paralaje (o Punto Nodal, llamado por algunos). Hallar el PNP (Punto de No Paralaje o Punto Nodal) Para ello, realizamos un breve ejercicio llamado "El test de la rejilla", que tendré luego oportunidad de explicar. En pocos minutos ya sabíamos cuál era el eje de la rotación de la cámara, gracias a una rejilla de cocina que compré en Home Center. ¿Cuántas fotos se deben tomar para lograr una foto panorámica? Utilizamos para el ejercicio el Nodal Ninja III, y un trípode. Ubicamos la cámara en esta rótula. La siguiente pregunta fue: ¿Cuántas fotos es necesario tomar para lograr una fotografía esférica total (360 x 180)? La fórmula es bastante sencilla. Lo primero que debemos averiguar es el ángulo de cobertura del lente. Como tomaríamos la foto en la distancia focal más angular de nuestro zoom (18 mm), nos damos cuenta gracias a las especificaciones del lente encontradas en el sitio web de Nikon, que la cobertura en 18 mm es de 76 grados. Sin embargo, teniendo en cuenta que vamos a tomar la fotografía en formato vertical, el ángulo de cobertura de este lente, en una Nikon D3200 es de 46,32 grados. ¿Cómo puedes darte cuenta de ello? Primero, debes averiguar cuál es el tamaño exacto del sensor de tu cámara. En el caso de la D3200 sabemos que es de 23,2 x 15,4 (lo consultamos en la web del fabricante Nikon). Con este valor + el valor de la distancia focal en la que tomarás tu foto (en nuestro caso, 18 mm), puedes utilizar una calculadora de FOV como esta. Ingresas entonces estos datos: Distancia Focal: 18 mm Tamaño de utilización del sensor: 100% Largo del sensor: 23,2 mm Ancho del sensor: 15,4 mm Min. Image Circle: (déjalo en blanco) Con estos valores, haz clic en el botón "Calculate now" y obtendrás los valores tanto para un lente ojo de pez, como para un lente normal. Como en nuestro caso, estamos utilizando un lente rectilíneo, vemos que los valores son los siguientes: C0bertura vertical: 65,6 grados Cobertura horizontal: 46,32 grados (Ten en cuenta que estos valores funcionan si tienes la cámara en formato vertical. Si la tuvieras en formato horizontal, funcionarían al contrario). Si quisieras sacar tú mismo este cálculo, en el sitio web PanoGuide nos indican que la fórmula usada (para un formato de 35 mm) es: portrait HFOV = 2 * tan-1(12 / focal_length) Teniendo en cuenta que la cobertura de nuestro lente y cámara puestos en formato vertical es de 46,32 grados, podemos continuar con la calculadora en el tercer paso. Hacemos clic en "calculate now" para averiguar cuántas fotos tomar. Si vamos a hacer una panorámica con cobertura de 360 grados y un 25% de solapamiento (es lo recomendable), la calculadora nos ofrece estos datos: Número de imágenes en formato horizontal: 7,3 (si usas la cámara horizontalmente) Número de imágenes en formato vertical: 10,4 (si usas la cámara verticalmente) Como la cámara la usaremos verticalmente, quiere decir que con 10 fotografías lograremos una cobertura de 360 grados con un solapamiento de 25%. Si deseas hacer manualmente el cálculo, usa esta fórmula: number of images to take = 100 * A / ( (100 - P) * HFOV ) +++++++++ Sin embargo, yo quise tomar 12 fotos, pues me quedaba más cómodo en el Nodal Ninja el conteo de los grados en múltiplos de 30, pues la regla de grados de la rótula viene dada en estas divisiones. Esto quiere decir, que si tomas más de las fotos establecidas, ¡no hay problema! Por el contrario, ganarás en calidad y tamaño de la imagen final. Es una exageración, lo sé. Son demasiadas fotos para tomar una esférica. Y por ello es que trabajos profesionales deben hacerse con lentes ojo de pez. En mi caso, yo solo realizo cuatro tomas y obtengo la esférica. Pero para quien desee ingresar a este campo, y no tenga el recurso para comprar un ojo de pez, esta puede ser una alternativa interesante. El resultado en mi caso fueron 39 fotos (12 fotos a 0º, 12 fotos a 45º y 12 fotos a -45º. Luego una foto del cielo (zenit) y dos fotos de nadir (piso). Estas fueron las imágenes: Todo en modo manual Para la toma, es importante aclarar que tanto el foco, como el balance de blancos, la exposición (ISO, Apertura, Tiempo) deben estar en modo manual. Si haces la toma en modo de prioridad a la apertura, o modo prioridad al disparo, con ISO automático, con balance de blancos automático y foco automático, el resultado será insatisfactorio, pues al unirlas será notorio el pegado. ISO y apertura: decídelos tú Así que de los datos de la exposición hay dos que puedes decidir según tu propio concepto: el ISO y la apertura. En el caso del ISO, yo opté por el mínimo de este modelo de cámara (200 ISO), pues teníamos un precioso día soleado donde usar un ISO mayor es todo un desperdicio. Recuerda: a mayor ISO, mayor ruido. El diafragma, opté por usar f14, una apertura donde la profundidad de campo es bastante amplia Tiempo de exposición: calcúlalo con las luces En cuanto al tiempo de exposición, lo defino a partir de la medición que realice con el exposímetro de la cámara en la toma más oscura y la más brillante. Mido entonces hacia las sombras y me da un tiempo de 1/60, y luego hacia la zona más brillante y me da 1/500. Decido finalmente tomar a 1/200, no porque intente sacar el promedio, sino porque expongo más hacia las luces, pues ya de las sombras me ocuparé en el revelado digital, con Ligthroom. Enfoque: la clave está en encontrar la distancia hiperfocal Siguiente problema: enfoque. La pregunta que a muchos asalta es ¿a dónde enfoco? Realmente es muy sencillo si se usa el concepto de distancia hiperfocal. Para ello te invito a usar la calculadora online de DOF, donde al ingresar el dato de tu cámara, lente y apertura, encontrarás dicha distancia. Para el caso de la Nikon D300 + 18 mm + f14, la distancia hiperfocal es de 1,15 metros. Enfoca a cualquier objeto que se encuentre a esa distancia y te asegurarás con ello de tener enfocado desde 57 centímetros hacia el infinito. ¿Nada mal eh? Prueba a encontrar la distancia hiperfocal de tu equipo. Bien, ya está... Ahora a disfrutar la toma. No te recomiendo este tipo de fotos en lugares donde los objetos se estén moviendo permanentemente. Es decir, no te vayas a la plaza de tu ciudad a hacerla donde los transeúntes caminarán por todas partes, y los carros estarán pasando como locos. Ten cuidado también con árboles y nubes, pues se moverán y luego será compleja la unión. Si estás empezando en este terreno, comienza por lo más sencillo, en condiciones más controladas, para que obtengas los primeros resultados satisfactorios y no te desilusiones. Hora de unir las fotos: Hugin Normalmente uso PTGUI para realizar las uniones. Este software tiene un costo de 149 euros en su versión PRO, la que recomiendo, pues la versión personal no tiene una característica que es muy útil: las máscaras. Puedes descargar una versión de prueba de este bonito software. Sin embargo, para este ejercicio quise hacerlo con una alternativa libre a PTGUI, llamada Hugin. Me parece interesante intentar hacer lo mismo en software libre. Y ya lo había intentado con fallidos frutos, ya que Hugin no me da buenos resultados con la combinación de mi acutal cámara-lente (Nikon D800 + Nikon 10,5). Pero esta vez lo probé con las fotos tomadas con la Nikon D300 y el lente 18-55 mm y el resultado estuvo excelente. Los detalles sobre cómo usar Hugin darían para varios post, por ello ahora no profundizaré en esto. Solamente contaré a grandes rasgos lo obtenido. En primer lugar, decir que utilicé solo las 38 fotos (no usé la foto del zenit, debido a que no tenía puntos de control). Es decir, como salió solo el cielo azul y ningún punto de referencia, pues el programa no tendría cómo unirla. Entonces, descartada. Al unir las 38 fotos obviamente queda un hueco en el zenit (cielo) y queda el trípode y la sombra del mismo (y del fotógrafo). Edición del nadir: cómo quitar el trípode y la sombra Yo soy siempre partidario de ofrecer imágenes totalmente esféricas sin rastro de fotógrafo, sin marcas de agua, sin logos en el nadir ni nada de eso. Entonces para eliminar el trípode, usé Hugin para poder extraerlo (lo mismo que hasta hace algún tiempo hacía con Cubic Converter y que ahora hago con PTGUI). Utilicé esta técnica para extraer el nadir con Hugin. Y el resto fue cuestión de trabajar clonación en Photoshop hasta lograr engañar a quien mire la foto: Luego de editarla en Photoshop, mediante el propio Hugin realicé la conversión de este pedazo editado a formato equirectangular y luego uní las capas de nuevo en Photoshop, tal y como lo muestra el tutorial antes reseñado. Finalmente retoqué un par de detalles de la imagen que deslucían, por ejemplo algunas luces parásitas y personas que en la foto se movieron, fueron retocadas para que no salieran fantasmas por ahí, o peor aún, la "pata sola" bailando. Publicación: KR Pano KR Pano es el software que utilizo para publicar en Internet las fotografías. También uso PanoTour Pro, pero últimamente me he decantado por hacerlo de forma más manual. También esto daría para varios tutoriales, que enseñen técnicas para la publicación y secreticos para posicionamiento en motores de búsqueda, integración con redes sociales, y más... Así que simplemente, por ahora, los dejo con el resultado final: Puedes mirar esta foto más grande aquí... Cuéntame en los comentarios tus dudas, inquietudes o preguntas. Y anímate a hacer fotografías panorámicas, con tu equipo y mucha imaginación.


Lista de verificación para fotografía de hoteles

Antes de un viaje para hacer fotografías de hoteles, acostumbro enviar una lista de verificación o checklist a la persona encargada del hotel, que nos acompañará los días de las tomas. El objetivo es tener preparadas previamente las condiciones en los espacios a ser fotografiados, que aporten en la creación de una mejor imagen. Mi consejo siempre será que los espacios sean presentados en la foto tal cual el huésped los encontrará. Nada de falsear la imagen, ni con elementos adicionales, ni con Photoshop. Este riesgo ningún hotel quisiera cometerlo y podría salirle caro. Un huésped que  haya visto, por ejemplo, un arreglo floral en la foto y que no lo encuentre en su habitación cuando llegue al hotel, podría entrar en reclamaciones. Casos se han visto... Así que se trata simplemente de hacer la foto REAL de los espacios, pero afinando detalles que en la fotografía resultarían innecesarios. Miremos cuáles son: Habitaciones Apagar el Televisor o LCD. Encender y llenar el jacuzzi. Usar el shampoo para producir espuma en el momento de la toma. Extra almidonar las almohadas y sábanas. Esto quiere decir que se deben preparar especialmente para la toma de fotos hasta que queden sin arrugas, prácticamente tiesos. Las almohadas salen de la máquina de planchar generalmente con dos líneas de doblez, entonces cada almohada debe ser planchada manualmente hasta quitarle estas arrugas. Ocultar todos los cables (excepto los de las lámparas), por ejemplo el cable del TV, del módem, de los aparatos eléctricos. Los cables de las lámparas deben quedar lo más escondidos que se pueda. Seleccionar las flores más frescas, solamente en aquellos casos donde las habitaciones tengan flores en su presentación final al huésped. Si hay plantas, deben ser cuidadosamente limpiadas, evitando cualquier rastro de polvo. Si hay hojas en mal estado, podarlas. Revisar minuciosamente cada bombillo para asegurarse que no queden bombillos fundidos. Esconder el control remoto, los brochures, el directorio telefónico y todos los elementos  que se encuentran sobre el nochero o mesa de centro y que no aporten en la composición visual de la fotografía. Abrir las cortinas. En caso de tener persianas, deben estar abiertas (no recogidas), sino abiertas horizontalmente. Escoger las mejores toallas para los baños, de tal manera que no estén arrugadas y que su textura sea suave (acolchonada). Retirar la bolsa plástica de las canecas. Unificar el tipo de bombillo de la habitación, evitando combinar bombillos de tungsteno con bombillos fluorescentes. Utilizar en las bombillas de las lámparas de noche, bombillos de muy pocos wattios de potencia, recomendamos 15 ó 20 watts. Revisar si alguna lámpara tiene bombillos de 60 ó 100 watts y en tal caso, cambiarlo por un bombillo de menor potencia, asegurándose que si hay dos lámparas queden con la misma potencia. Restaurante Montar las mesas cuidando al detalle cada elemento, la servilleta, los cubiertos, los vasos y copas. Extra almidonar la mantelería, evitando las líneas que dejan las planchas industriales de los hoteles, al ser dobladas para su almacenamiento. Ubicar todos los vasos y copas hacia arriba. Tener en cuenta las mismas indicaciones de bombillería anteriores (que están en el checklist de habitaciones). Auditorios Decidir cuál es el montaje que mejor luzca y que más le sirva al equipo de ventas (en escuela, en auditorio, en espina de pescado, etc.) En caso de que el auditorio sea por ejemplo tipo escuela, en "U", en espina de pescado, arreglar la mesa de la misma forma en que los usuarios la encontrarán (y si esto incluye carpetas, lapiceros, bloc de notas, copas de agua, jarras de agua, etc, poner cada elemento...) No es necesario el uso de video beam. En salones que tengan telón de proyección, tenerlo abajo. Si usan papelógrafo, queda opcional el uso, dependiendo del estado en el que se encuentre. Muy importante revisar los manteles, en caso de ser usados. Deben estar EXTRA almidonados, sin arrugas visibles. Piscina y playa Acomodar las asoleadoras o tumbonas en forma ordenada, simétrica y asegurándose que el espaldar queda en el mismo ángulo para todas. Poner en las asoleadoras las toallas que el hotel ofrece a sus huéspedes. Sugerimos hacerlo enrollándolas o ubicándolas dobladas en forma cuadrada. Gestionar la logística necesaria para hacer las fotos sin huéspedes dentro de la piscina o usando las asoleadoras. Esto es un poco complejo de lograr, pero realmente es posible, si se avisa por anticipado que durante 15 minutos se estarán realizando las fotos. Los huéspedes colaboran si se les avisa con anticipación, nunca retirarlos del área de un momento a otro. Trapear y secar los charcos que se generan alrededor de las piscinas evitando las huellas de pies mojados. Podar las áreas verdes. La suma de todos estos detalles producen una mejor fotografía. Contar con excelentes imágenes, profesionales, bien logradas, le traerá enormes beneficios a las ventas de un hotel. Y finalmente de eso se trata, así que vale la pena el esfuerzo. Si deseas descargar el anterior listado en un documento en PDF, puedes hacerlo en el siguiente botón. Descargar en PDF Si crees que deba sumarle algo más a esta lista, cuéntame en los comentarios... Puedes ver ejemplos de las fotografías de hoteles en mi portafolio.


Curso de fotografía panorámica 360 en Palmira

Estoy rediseñando el temario y la metodología del curso de fotografía panorámica que dicto en Zona Cinco, en Bogotá, así que quise ponerlo a prueba en un curso piloto que tuvo la primera parte este fin de semana en Palmira, Valle del Cauca, Colombia. Asistieron voluntarios que se quisieron someter al curso piloto. Pasamos un día fenomenal, comimos sancocho de gallina vallecaucano con deliciosos patacones, en una finca cerca de Palmira. Presenté las bases teóricas y dividimos en grupos las prácticas. Estoy ansioso de ver los resultados el próximo fin de semana. Mientras, no podría faltar una foto 360, así que hice una de nuestros conejillos de indias, en el jacuzzi, con los próximos fotógrafos panoramistas del Valle del Cauca. Ver foto 360 ¿Quieres participar en el curso de fotografía 360 en Bogotá? En octubre realizaré una charla gratuita en Zona Cinco como introducción al curso final, ahí les contaré la metodología escogida y el hardware a utilizar durante el curso. Hazte fans en mi página de Facebook y entérate de primera mano el día en que la programemos.


Cómo retoqué esta foto sin Photoshop

¿Cómo mejorar tus fotos sin Photoshop? Observando la luz. Pues eso... Y no es que yo sea ese tipo de fotógrafos que reniegan del Photoshop y lo consideran herramienta del diablo. Por el contrario, soy de los que cree que una imagen no termina cuando se acciona el obturador. Creo que el postproceso es tan importante como todo lo que lo antecede: sea en el cuarto oscuro o en la computadora. Pero tampoco creo que el Photoshop sea la tabla de salvación a las malas capturas. En el siguiente ejemplo quiero demostrar cómo se puede "retocar" una foto solo con el poder de la observación. Una foto con viveza en el color Supongamos que deseas hacer la foto de una playa, y destacar en ella la viveza de sus colores. Técnicamente, estamos hablando de la saturación o pureza (la intensidad de un matiz). Si bien en Photoshop puedes lograr alterar dicha saturación (inclusive alterarla selectivamente por gamas de color, lo que lo hace una poderosísima herramienta), lo ideal es que puedas capturar los colores saturados, en la toma, de forma natural. Aquí les cuento la historia... Estaba en un peñasco frente a un hermoso mar, mientras almorzaba, notaba cómo los turistas armados con poderosas cámaras llegaban hasta el mismo sitio, lanzaban una foto y se iban a otra parte a hacer más y más fotos. Me sorprendía cómo no se detenían a observar, a contemplar el paisaje. Parecía que estuvieran corriendo contra el tiempo, tratando de llenar la memoria de su cámara con la mayor cantidad de instantáneas que luego compartirían con sus amigos en las redes sociales, testificando que estuvieron allí. Aunque ese "allí" no se disfrutara a plenitud. ¿Por qué un turista anda con el ojo pegado al visor y no se detiene primero a observar el paisaje, las nubes, el cielo y el Sol? No lo sé, tal vez sea el vértigo de estos días, el afán de nuestro tiempo y una forma de vivir la vida así: rápido. En ese momento se me ocurrió escribir este post. Interrumpí entonces el almuerzo para demostrar cómo el afán puede matar una mejor fotografía. Puse el trípode, y empecé a disparar varias veces durante casi dos horas, mientras terminaba de almorzar. (Sí, la verdad es que no me afano en comer deprisa...) Primera foto: colores opacos Observen a continuación esta primera imagen. Es un mar bonito, agradable, con un color ciertamente hermoso: Esta es la foto que el turista se lleva a casa y comparte en el Facebook, Si pudiera mostrarles el cielo, lo verían con algunos cúmulos (nubes en forma de algodón). Precisamente en ese momento, un grupo de cúmulos tapaba los rayos del Sol y por ello los colores en la foto están un poco "muertos". Segunda foto: un pedacito de mar se satura Momentos después tomé la segunda imagen: Es posible observar aquí que el agua pareciera cambiar de color. Empieza a emerger un aguamarina mucho más hermoso. Ocurrió porque algunos rayos solares pasaron por entre el grupo de nubes. Solo sería cuestión de esperar un poco para mejorar esta imagen. Tercera foto: ¡qué mar tan hermoso! Entonces tomé la tercera foto: ¡Ahhh! Los colores empiezan a saturarse (sin siquiera editar la imagen en Photoshop). Toda la saturación que empieza a aparecer, por obra y gracia de los rayos solares. La cámara sigue en el mismo punto y solo me dedico a disfrutar de la espléndida vista... y a esperar. Observo arriba de mi cabeza y noto que las nubes van a hacerse a un lado. Pido un café y sigo ahí... esperando. Mientras tanto, ya han pasado por mi lado más de cinco turistas con sus cámaras y sus afanes. Cuarta foto: la vegetación cobra vida Viene la cuarta foto... Los rayos ahora tocaron la vegetación, mejorando muchísimo la saturación del color. Sin embargo, el mar desmejoró respecto de la foto anterior. Podría entonces el afanado fotógrafo huir del lugar y pensar que en casa todo se arreglará en Photoshop con un par de capas y máscaras. Pero el café estaba bueno y la compañía que tenía aún más... entonces preferí esperar. Slow, baby... Quinta foto: el mar de los siete colores Minutos después una nueva foto: ¡Ya casi! El mar quedó mucho mejor... ¡pero la vegetación se opacó! Hora de mirar al cielo nuevamente y ver la dirección de las nubes. Sexta y última foto: retocada por el Sol Si tenemos de fondo melodías interpretadas en buzuki, esperar no es problema para mí. La paciencia tiene sus recompensas y en este caso la última fue una imagen mucho más rica cromáticamente que la primera realizada dos horas antes, con un color en el mar que refleja ciertamente su belleza, pero también aviva el color de la vegetación. No es la foto que yo use en mi portafolio, realmente solo quise hacer una serie de imágenes que fundamentaran la idea de este post: Mucho mejor ¿verdad?, para la intención inicial de lograr colores saturados (más puros, menos grises). Es el mismo mar, la misma vegetación, la misma cámara y el mismo fotógrafo. ¿El resultado? Totalmente diferente entre cada toma. Un retoque "sin Photoshop"... ahora veamos el antes / después, que tanto gusta a los fotógrafos... Ya alguien lo dijo: la luz es la materia prima para de la fotografía. Entenderla te puede ayudar a mejorar tus imágenes. Dejarle al Photoshop los milagros del retoque a partir de una mala captura no es una buena idea. Al menos yo disfruto más el tiempo que esté al aire libre, que el que deba destinar a pegarme a una pantalla de un computador. TIP: Mira al cielo. Recuerda que no vives DEBAJO del cielo, sino EN él.. Si te gustó el artículo, compártelo con tus amigos y cuéntame tu opinión en los comentarios... ¡Hasta la próxima!


La fotografía de cumpleaños (estilo Little Planet)

Una vista al estilo Little Planet 360 de un cumpleaños en Polonia

(Ver esta foto 360 más grande...) Hay tres cosas que en un cumpleaños no pueden faltar: la canción, el pastel y las fotos. Las tres juntas constituyen el momento cumbre de todo encuentro. Lo tenemos grabado en nuestro imaginario, tenemos protocolos para ello y, tal vez por esa misma razón, muchas veces me resulta insípido y sin gracia alguna cuando la tradicional cancioncita termina con la frase "que los siga cumpliendo hasta el año tres mil"... Es en ese momento de clímax cuando te empiezan a contar los años, uno detrás de otro, con rápida aceleración al final del conteo para sacarle sonrisas a los aburridos, hasta que por fin, el homenajeado sopla las velas encima de la torta y alguien, en medio del júbilo anual de la celebración, saca una cámara y toma la foto justo cuando los cachetes se inflan. De esta forma se juntan, año tras año, sin falta, la canción, el pastel y las fotos. Pero como en la variedad está el placer, ¿por qué no hacer una foto diferente? Hoy estoy en Polonia y Tusia está cumpliendo años. Decidió celebrarlo en un bosque cercano (Frankówka, Wielkopolska) junto con sus más cercanos amigos. Quise regalarle una foto, algo diferente de las tradicionales, a través de una vista Little Planet de ella y sus amigos. Me gusta este tipo de imágenes porque le permite a quien la ve, modificar su composición, de manera interactiva. Tú puedes probar a crear tu propia composición de la imagen, simplemente haciendo clic sobre ella y arrastrándola... lograrás resultados interesantes. ¡Prueba ahora! Mira diferentes composiciones de la misma imagen: Little Planet, vista modificada Little Planet, invertido Little Planet proyectado  


Mario Carvajal | Fotógrafo 360 panoramista - Consultor web
© 1999 - 2014