Mario Carvajal

Archivo Mensual: Octubre 2013

Rótula panorámica casera (DIY panohead), made in Colombia

Como profesor de fotografía esférica 360, he notado que una de las grandes limitaciones de quienes aspirar a aprender esta técnica, es el presupuesto. Efectivamente, si una persona cuenta ya con su cámara fotográfica DSLR (cualquier marca) y un trípode, necesitará invertir en tres grandes rubros: Cabezal o rótula panorámica Lente ojo de pez Software o programas de stitching (pegado) y publicación. La inversión en estos tres rubros puede rondar tranquilamente los USD$1.500, presupuesto que para un estudiante puede ser lejano. Y todo se queda en las ganas de aprender. Inclusive, así realice el curso de fotografía 360, al no tener elementos con qué practicar, considero que habrá perdido el dinero. Como docente, procuro generar alternativas de aprendizaje que estén acordes con la situación económica, no tan sencilla, que vivimos en Latinoamérica. Por ello quise buscar formas de minimizar los costos del aprendizaje. En primer lugar, el costo del curso tuvo una considerable rebaja al pasar de $560.000 (USD$280) a tan solo $280.000 COP más IVA (aproximadamente USD$150). Esto, gracias a compactarlo en tres sesiones muy prácticas, de las que tuve la oportunidad de hacer un curso piloto de fotografía 360 en Palmira el pasado mes de septiembre de 2013. De ahí pude extraer conclusiones que determinaron el nuevo pénsum que ofrece Zona Cinco. En cuanto a los tres puntos que suben el presupuesto en aproximadamente USD$1.500, me planteé hacer lo siguiente: Cabezal panorámico Normalmente en mi trabajo profesional como fotógrafo 360, utilizo muchos productos de Nodal Ninja, a la que considero una alternativa muy buena, dada la diversidad de productos y soluciones modulares que ofrece, además de la robustez, el acabado, la portabilidad y la duración de sus productos. Lo uso desde 2008 y creo que los seguiré usando por mucho más tiempo. Sin embargo, Nodal Ninja no es la mejor solución para la enseñanza de la fotografía 360, dado el precio (el Nodal Ninja 3 tiene un costo de USD$210, más los gastos de envío a Colombia y los impuestos. En otras palabras, puesto en Colombia, este cabezal puede salir en USD$300 o tal vez un poco más. A esto, sumarle las incomodidades de importar un producto, la burocracia de la Aduana de Colombia, la inseguridad o hueco negro que se produce en el tracking o seguimiento del paquete entre Estados Unidos y Colombia, etc.  Otra posibilidad es traerlo desde Estados Unidos a través de algún pariente, amigo o por el correo de las brujas... Pero para nuestro caso, esta no es la opción más acertada. Buscando opciones, encontré una que me llamó poderosamente la atención: Panosaurus. Muy, muy interesante, por su bajo precio (USD$99), su enorme robustez y calidad en la construcción. Así que me pedí uno para probarlo y la verdad que me convenció. Así que esta es una opción, aunque el tema de los impuestos y las largas esperas en el transporte del mismo (se demoró 5 semanas en llegar vía UPS y 4-72), me obligaron a buscar una solución más. Así que llegué al punto en buscar alternativas DIY (hágalo usted mismo), para cabezales panorámicos. Buscando en Internet encontré una gran cantidad de personas que han construido su propio cabezal, con diferentes elementos: madera, aglomerado, aluminio, acrílico. Todos muy interesantes e ingeniosos. Algunos más sofisticados que otros. Vi muchas fotos de estos cabezales, pero la verdad, muy pocos ejemplos de sus resultados. Quise entonces hacer mi propio cabezal con la idea de poderlo replicar para los alumnos y así abaratar los costos de su compra. Mi intención era lograr un modelo lo más sencillo posible y para ello recurrí a la madera. Francamente no tengo mucho talento a la hora del bricolaje, sin embargo, hice mi mejor esfuerzo. Mi suposición era simple: si yo era capaz de hacerlo, cualquier otra persona con los ojos cerrados lo podría lograr. Con mucho esfuerzo, logré fabricar un cabezal en madera, muy rústico, de la era de los Picapiedra (The Flinstones). Yabadaba doo! Iba por el camino equivocado. Gasté tiempo, y dinero con prototipos que al ser tan rudimentarios, no tendrían las funcionalidades y la practicidad a la que estaba tan acostumbrado con mis cabezales de Nodal Ninja. No me decepcioné, sino que empecé a buscar ayuda. Y encontré a un luthier en Bogotá, cuyas habilidades son reconocidas no solo en nuestro ámbito, sino a nivel mundial, como un excelente constructor de guitarras e instrumentos de cuerda. Llegué donde José Paredes, hijo de Alberto Paredes, el gran luthier colombiano. Al plantearle el proyecto, lo primero que me planteó fue la idea de buscar un material diferente de la madera. Y siendo que él es un experto en maderas, le hice caso. Me propuso realizarlo en acrílico. Sus argumentos fueron interesantes: es un material bastante robusto, fácil de trabajar y lo mejor: podría realizarse los cortes en una máquina láser, con la precisión que esto implica y también con las posibilidades de marcación en bajo relieve de algunos elementos que son bastante importantes. Y lo mejor de todo, transparente, lo que facilita en gran medida el manejo. El resultado del trabajo con José Paredes fue el prototipo número 1 del cabezal panorámico DIY al que bauticé "Quimbaya 360". ¿Por qué Quimbaya? Bien, Quimbaya fue la etnia localizada en lo que hoy es mi país, que se caracterizó por sus productos en oro, de un diseño impecable y gran belleza. Desde siempre he admirado las culturas precolombinas, nuestros ancestros, que tenían impresionantes cualidades a la hora de diseñar. Entonces el nombre era una buena excusa para recordar a estos ancestros y, en especial a mi abuela. En fin... al punto: este fue el resultado del prototipo 1 del Quimbaya 360: Nada mal para ser el prototipo, además elaborado totalmente a mano. El objetivo ojo de pez Para la toma de fotografías esféricas, se tiene como paradigma el uso de lentes ojo de pez. Y es que en el terreno comercial, en un encargo yo con cuatro fotografías tomadas con un Nikon 10,5 tengo una esférica, en la mayoría de los casos. Pero un lente ojo de pez o fisheye profesional puede rondar entre los USD$800 y USD$1.000. Existen alternativas, que deseo evaluar, como la familia de lentes de las marcas Rokinon, Vivitar, Bowens, que en realidad son marquillas de Pro Optic. Hace unos años tuve un Rokinon, sin embargo, la calidad dejaba muchísimo qué desear. He leído comentarios muy buenos, recientes de los nuevos modelos y no descarto probarlos, pues con USD$300 es posible hacerse a un lente de estos. Sin embargo, para efectos del curso, quise ver alternativas. Pero como inventarse un lente o producir un fisheye DIY es una tarea prácticamente imposible, me planteé la posibilidad de hacer fotografías 360 totalmente esféricas con un lente que tuvieran la mayoría de los alumnos. Al hacer una pequeña encuesta, encontré que en un 95% las personas que han comprado una réflex digital tienen un lente con un angular de 18 mm. Bien sea el lente 18-55 mm o tal vez el 18-105 ó el 18-135 mm... Entonces ¿por qué no? Eliminaría así un costo elevado. Pero la pregunta es: ¿se puede realizar una foto totalmente esférica con un lente 18-55 mm? ¿Qué tan engorroso o impráctico puede ser? Realicé varias pruebas, una de ellas la pueden ver aquí, de lo que obtuve una conclusión: se necesitan aproximadamente 33 fotografías para lograr una foto 360 completa. No es tan engorroso hacerlo, obviamente, comparado con las 4, 6 u 8 fotos que se necesitan usando un ojo de pez, parece abrumador. Pero la toma resulta muy rápida de hacer. El stitching o pegado implica más tiempo, pero nada imposible. Y encontré que una gran ventaja es la resolución de salida de la fotografía: impresionante. Usando la cámara más económica de Nikon, la de menor gama en la actualidad (Nikon D3200), el resultado son fotografías equirectangulares de 30 mil x 15 mil píxeles, es decir, casi media gigapíxel. En conclusión, considero que sí se puede enseñar fotografía 360 con el lente 18 mm que cualquiera tiene con su DSLR. Y lo comprobé en el curso piloto con los alumnos, que no tuvieron problema en hacer sus primeras fotos esféricas con la cámara y lente que tenían, sin incurrir en gastos adicionales. ¡Bingo! Software Por último, me queda resolver el tema del software. Yo trabajo con licencias de PTGUI Pro (software de pegado) y con KR Pano y PanoTour Pro (software de publicación y visualización). Me parecen excelentes y suplen perfectamente las necesidades de mis clientes. Pero tienen un costo elevado para un estudiante que se esté acercando a este campo. ¿Soluciones? Que las hay, las hay... Empecé a trabajar con Hugin, un software cuya base es la misma de PTGUI, con la diferencia que es software libre. He de decir que lo había probado infructuosamente y se me hacía muy complejo de manejar. Sin embargo, al utilizar las fotografías de prueba con el 18 mm, funcionó perfectamente. He de decir que el pegado requiere de más tiempo de proceso que PTGUI (bastante más). Pero nada que no se pueda solucionar con la paciencia. Y finalmente, como alternativa a KR Pano estoy estudiando el software Salado Player, el que ya conocía desde el año pasado. Salado Player es software libre y una alternativa pedagógica que me permite trabajar la fotografía 360 de bajo costo que tanto he venido buscando en los últimos meses. CONCLUSIÓN: El nuevo curso de fotografía 360 de Zona Cinco, se enfocará en la enseñanza con los recursos disponibles a mano, sin incurrir en grandes inversiones, gracias a una rótula casera de bajo costo (Quimbaya 360), el lente de 18 milímetros que todos tienen y el software libre. Seguiremos trabajando en el nuevo prototipo del Quimbaya 360, mientras tanto les dejo uno de los primeros test que hice con la configuración: Nikon D3200 + lente 18-55 mm + Quimbaya 360:


Cómo explicar la muerte a los niños: Malaika La Princesa

Muchos padres se enfrentan en algún momento con un gran dilema: cómo explicar la muerte a los niños. Bien sea por la muerte de un familiar o tal vez la de una mascota (su perro, su gato). Es un momento difícil donde los padres se quedan sin palabras. Para ayudar en la labor de cómo explicar la muerte a los niños, LuaBooks se decidió a hacer un bellísimo cortometraje llamado "La Princesa Malaika", la historia de una niña en la sabana africana cuyos padres son dos elefantes que se enfrentan con el tema de la muerte. El cuento es una hermosa forma de explicar la muerte a los niños y muy útil para los padres. Trailer Oficial de La Princesa Malaika El cortometraje fue realizado con una antigua técnica de animaciones de siluetas. Con colores vivos y hermosos, cuidadosamente escogidos para transmitir una emoción y comunicar una atmósfera determinada. Es un trabajo muy meticuloso, bien hecho, de gran calidad. "La Princesa Malaika" estará disponible el 1 de noviembre de 2013, de forma gratuita a través de YouTube y tendrá una versión de App para iPad, iPhone y Android. El equipo de LuaBooks lleva el 75% del proyecto adelantado pero a través de Kickstarter abrieron la convocatoria para que cualquier persona o empresa pueda contribuir con el proyecto, desde 1 dólar en adelante. Estas son las tablas de recompensas para quienes apoyen el proyecto: Te invito a colaborar con este hermoso proyecto para que sus creadores puedan llevarlo a un feliz término y poder lanzarlo el 1 de noviembre de 2013, para disfrute gratuito de todos los padres que deseen explicar la muerte a un niño. Contribuir para terminar esta película


Mario Carvajal | Fotógrafo 360 panoramista - Consultor web
© 1999 - 2014